- Publicidad -
Opiniones

El cariñito, para las madres

Por Venecia Joaquín
Con mucha emoción, el presidente de la República, Luis Abinader, anunció
la entrega de “un cariñito”, un regalito, a un millón de madres vulnerables,
que viven en extrema pobreza. ¿En qué consiste este cariñito? es un bono
por mil quinientos pesos ($1,500) para cada una, con motivo del Dia de las
Madres y que lo recibirán por la plataforma que le resulte más fácil.
Muchos cuestionan esa forma de repartir millones de pesos, pero la
mayoría comprende el sentir y la intención del gobierno al dar ese
cariñito, en ese día tan especial; lleva múltiples mensajes para la
población, para el sector público y privado, empresarios, religiosos,
familias. El presidente Abinader sabe que eso no resuelve el problema de
las familias vulnerables, apena alcanza para la comida de ese significativo
día, es un cariñito, una señal de que está pensando en los pobres, no
solo con los programas sociales establecidos: supérate, Bono de apoyo
familiar, Bono vivienda, Bono gas, Senasa, etc. y los esfuerzos por
establecer una estructura que contribuya al desarrollo integral, sino que
en el día de las madres, se pone en el lugar de esos hijos, de esas madres
tan pobres y le envía aliento.
Ese cariñito es una forma del gobierno poner a pensar en la importancia
de las madres en la formación de los hijos, en llenarlos de sanos valores,
en poner la base para la paz y estabilidad social; persigue que toda la
población reflexiones sobre su valía; busca que algunos lideres políticos,
no solo se acerquen a “los hijos de machepa”, para conseguir su voto y
una vez en el poder, buscan los “tutumpotes”.
Hay que ser bien intencionado, de noble sentimientos y conocedor de la
valía de las madres, para ser presidente de la Republica y enviarle ese
cariñito a las madres pobres; destapa la olla de grillo para manipular y
desviar la señal que envía de que pensemos en los más infelices,
compartiendo lo poco o mucho que tenemos. Hay familias viviendo en
extrema pobreza; padres que desde temprano salen a buscar la comida
para sus hijos, para sobrevivir; en esas madres fue que el presidente
Abinader pensó para enviarle cariñitos.
La esperanza de combatir la miseria está, en que el gobierno nunca
detenga el trabajo para establecer una estructura a nivel nacional, que

permita a la población desarrollar sus potencialidades, elevar su nivel de
vida, formar hijos de bien, útiles a la sociedad, para evitar que caigan en el
fango, en la delincuencia.
Obviamente, el cariñito envuelve tiernos mensajes; tranquiliza que el
gobierno actúe diferente a lo expresado por el expresidente Leonel
Fernandez quien en una conferencia en Madrid dijo “no hay una solución
nacional a problemas de orden global”, “países buscan soluciones
nacionales que no existen”. ¡Claro que existen! .Bueno, dicen que
coquetea, sueña con una posición internacional. Gracias a Dios, el
presidente Abinader, está centrado en el pais; parece seguir al filósofo
alemán que dijo: “ya que no puedo hacer llover sobre Alemania entera,
me conformo con mojar mi jardín”.

- Publicidad -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Estas usando un bloqueador de anuncios!

Desactiva tu bloqueador de anuncios para poder leer nuestras informaciones. Gracias de antemano!