- Publicidad -
LocalesVoces Nacionales e Internacionales

Desmembrada

Por: María Hernández

La República Dominicana es noticia en todo el mundo desde que, hace unos días, se dio a conocer el trágico suceso que mantiene consternada a toda la población y en el cual perdió la vida una joven venezolana a manos de un ciudadano de origen italocolombiano.

 

 

Sociópata es el término utilizado por el fiscal que lleva el caso para describir al autor de una de las muertes más espeluznantes que haya ocurrido en nuestro país. Sociópata es una afección de tipo mental por la cual una persona posee un patrón prolongado de manipulación, de explotación o de violación de los derechos de otros sin ningún tipo de remordimiento, como se describe en la revista médica española medlineplus.gov.

 

 

Solo una persona bajo la posesión del maligno pudo haber cometido un crimen tan atroz y propio de una mente sanguinaria y descontrolada. 

 

 

Y qué decir del abogado del victimario que le enrostró a los periodistas que le entrevistaban que su defendido era una persona sana como cualquiera de los Comunicadores. 

 

 

Habría que preguntarle al abogado cuál es su definición de persona sana, porque si es así como actúan los sanos este mundo está perdido. 

 

 

No solo dividió el cuerpo de la joven,  como todo un carnicero,  si no que guardó en el refrigerador la cabeza no se sabe con cuáles fines. 

 

 

Ese individuo no muestra signos de arrepentimiento, aunque baja la cabeza cuando pasa frente a los medios, pero solo para que no le enfoquen la cara porque tiene la seguridad de que su caso pasará como otros  tan escalofriantes como ese  del recordado Chapman Chacra que eliminó a 4 personas y está por ahí muy bien cuidado como si no hubiera hecho nada. 

 

 

Es una lastima que en nuestro país no exista la cadena perpetua o la pena de muerte porque este es un caso que no resiste una simple condena de 30 años. Es más, en estos casos no hay que investigar nada las evidencias están ahí al igual que su confesión. El Sistema debería tener mecanismos rápidos de condenar a especímenes como ese.

 

 

No se puede dudar que en unos días salga un audio o un video en donde ese señor le pida disculpas a la familia de la joven desmembrada en un apartamento del Piantini y a la población para aliviar su conciencia,  si es que la tiene.
 
Para hacer un poco de historia recordemos que de acuerdo al Ministerio Público, el victimario le disparó en el corazón a la venezolana la noche del 21 de diciembre con una pistola Glock, calibre 9 milímetros, con su cargador y un silenciador y procedió luego a descuartizar el cuerpo de la joven.

 

«El horror se hizo presente al descubrirse el torso de la joven  en una maleta, su cabeza y muslos en un refrigerador, y sus pies en un bulto negro», como se describe en diferentes medios de comunicación como el periódico Hoy.

El motivo del crimen «solamente lo saben Dios, ella y esa bestia», fueron las palabras de la hermana de la joven asesinada ante preguntas de los periodistas.

El sospechoso de descuartizar a la joven venezolana ya había enfrentado otros cargos por violencia de género e intrafamiliar a principios de este año, de acuerdo a las fuentes.

Medios como CDN relataron que «antes de la joven entrar al lugar había acordado con un taxista que la pasara a buscar en dos horas y que a la 1 y 52 el taxista le escribió y le preguntó si ya estaba lista y ella le dijo que volviera a las 4 de la madrugada. A las 4 y 7 ella le pidió nuevamente más tiempo al taxista y estuvieron en comunicación hasta las 4 y 40 de la madrugada cuando la venezolana le dijo al taxista que bajaría, pero nunca lo hizo».

Hasta el momento, el juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, impuso una medida de coerción contra el italiano , consistente en un año de prisión preventiva, a ser cumplida en el penal para hombres de Najayo, provincia de San Cristóbal. 

Es muy probable que lo mantengan en una celda aislado porque si se lo dejan a los presos toman la justicia por sus manos como ellos saben hacerlo en estos casos de salvajismo y barbarie extrema.

- Publicidad -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Estas usando un bloqueador de anuncios!

Desactiva tu bloqueador de anuncios para poder leer nuestras informaciones. Gracias de antemano!