- Publicidad -
Opiniones

La Reforma a la Policía Nacional

La policía nacional dominicana fue fundada el 2 de marzo del 1936 por el Generalísimo Rafael Leónidas Trujillo Molina con el nombre de “la 41” y como jefe de ella el coronel Miguel Ángel Ramírez Paulino, hombre de horca y cuchillo que respiraba sangre por sus poros. La que fue creada desde su principio como un instrumento de terror para sembrar miedo a la población, en la noche eran ahorcado en palo de luz, todo aquel que andaba en la calle después de la 8 de la noche, lo cual lleno de pánico y terror al pueblo donde nadie osaría a partir de esa hora salir a la calle encerrándose en su casa lleno de miedo y terror, pues no hay duda que el nacimiento de la policía fue creada con fines de atemorizar creando en ella un escuadrón de sicario con los fines de ejecutar personas sin importar quienes fueran.

Hace 20 años que en la revista Análisis del Lic. Cándido Gerón escribí un artículo sobre la reforma de la policía nacional en febrero del 2001, era entonces el jefe de esa institución de la policía, mi amigo el mayor general Pedro de Jesús Candelier el cual fue puesto en retiro de manera desconsiderada llenando de impudicia su nombre y su uniforme por el entonces presidente Hipólito Mejía.

Podría Luis Abinader cometer hoy la misma torpeza de nuevo destituyendo al actual director de la policía nacional al mayor general Ramón Sánchez Gonzales de la misma manera que fue puesto en retiro el mayor general Pedro de Jesús Candelier.

El presidente Luis Abinader le presento a varias instituciones de la nación un proyecto de ley para la reforma a la policía nacional la cual fue publicada en varios medios de prensa del país en el cual se presenta un enfoque a mi manera de ver bastante equivocado sobre el problema de la reforma a la policía. Entre la reforma propuesta figuran algunas que son importantes y necesarias, pero no responden al grado delictivo de los sicarios dentro de la policía nacional ¿De qué reforma a la policía se le habla a este pueblo? Si la policía no es la que mata es el sistema político imperante el que mata, o sea que cambiando al director o jefe de la policía nacional con esto no se resuelve el problema porque ellos no son los responsables de esos delitos delincuenciales criminales que suceden dentro de esa institución donde hay hombre impoluto de mucha valía e integridad pues como decía al principio de este artículo en la creación de esa institución de la policía están los escuadrones de sicarios de la muerte, organizados para ejecutar a personas, como fueron ejecutadas las Hermanas Mirabal, Sagrario Días, Mama Tingo, Miriam Pinedo, etc. Como actualmente fueron asesinados por esos escuadrones de sicarios de la policía, la pastora y el pastor en Villa Altagracia como así mismo fue asesinada la arquitecta Leslie Rosado ejecutada brutalmente por el cabo Disla Batista sicario de los escuadrones de la muerte dentro de la policía.

En la dictadura del déspota ilustrado de Joaquín Balaguer la policía era una carnicería porque no eran jefe de policía los que habían si no verdaderos carniceros.

Como puede pretenderse una reforma en la policía cuando esta es una estructura para mantener un sistema fascista vigente de una política criminal, no se puede hablar de reforma en la policía porque la misma perdería la esencia para la que fue creada desde su mismo origen diseñada y estructurada para mantener el terror y el miedo sobre el pueblo, pues ante la hemorragia de sangre que está desangrando la nación el presidente Luis Abinader pretende poner un torniquete para detener la hemorragia de sangre que está ahogando al pueblo nombrando un nuevo director o jefe de la policía y , poniendo en retiro un paquetes generales, coroneles, teniente coroneles, mayores, capitanes, tenientes, sargento, etc.. Esto no es más que pura demagogia, aunque ponga en retiro al actual jefe de la policía, el presidente Luis Abinader estaría cometiendo un error garrafal, porque esas ejecuciones no son responsabilidad del jefe o director de la policía y le traería grandes consecuencias al presidente si lo destituye, además no resolvería nada, porque los crímenes cometidos en esa institución de la policía nada tienen que ver con su jefatura pues lo mismo son incontrolable pues podríamos citar varios ejemplos como el “SIN” en el régimen de Trujillo y la “Banda Colora” en el gobierno de Balaguer como eran los escuadrones de la muerte los cuales continuarán igualito, porque es cuestión de un sistema político fascista democrático muy bien establecido. Solamente un verdadero cambio político detendría la hemorragia de sangre la que está ahogando la nación no por la falsa de una reforma policial ante un gobierno empresarial de una oligarquía recalcitrante que se apoya en la estructura de esos escuadrones de sicario de la policía que son la base que sustenta ese orden político autoritario como el que prevalece, pues no sigan con la falsa de la reforma demagógica de la policía pues todo eso no es más que pura bazofia desagradable para un pueblo cansado de tanta mentira que no son más que paños tibios que mantienen amemao a un pueblo que no se lo merece, pues no hay dudas que el gobierno del cambio no es más que un grupo de mentiroso enquistado en el poder ¿De qué reforma a la policía le hablan a este pueblo?

- Publicidad -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − seis =

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Estas usando un bloqueador de anuncios!

Desactiva tu bloqueador de anuncios para poder leer nuestras informaciones. Gracias de antemano!