- Publicidad -
Opiniones

La desigualdad en las pensiones

Fabián Lorenzo.

En una sociedad que se rija dentro de un Estado de derecho, algo que debe estar por encima
de cualquier circunstancia es la condición de igualdad entre todos los ciudadanos. Al
menos, a eso se debe aspirar.
La Constitución vigente establece en su artículo 39, ordinal 1), lo siguiente: “La República
Dominicana condena todo privilegio y situación que tienda a quebrantar la igualdad de las
dominicanas y los dominicanos, entre quienes no deben existir otras diferencias que las que
resulten de sus talentos o de sus virtudes”.
Es por esta situación que resulta desigual el establecimiento de pensiones a servidores
públicos, dependiendo las instituciones a las que hayan servido, pero que a fin de cuentas
prestaron sus servicios al Estado.
Existen pensiones con beneficios desproporcionados respecto a la gran mayoría de
dominicanos dentro del régimen global de empleados. Por ejemplo, la Junta Central
Electoral tiene un régimen de pensión especial, lo mismo que el Congreso Nacional, el
Banco Central, y las Fuerzas Armadas.
Entonces, cuál es la diferencia de talentos o virtudes. En el caso de las Fuerzas Armadas
podría invocarse que es por el tipo de labor que desarrollan sus servidores en defensa de la
nación en términos de soberanía y ante la eventualidad de defender la nación en caso de un
conflicto armado.
Pero qué mayor talento podrá tener un militar que pueda ser igualado al sacrificio y
devoción para la protección de personas y propiedades, de seguridad nacional y de
desastres, como lo es el caso de los Bomberos, discriminados por siempre, siendo
enaltecidos cuando se presentan los eventos de emergencia. Ellos reciben una pirrica
pensión.
Empleados de instituciones que gozan de pensiones privilegiadas también se les premia con
pago de prestaciones, no así los que son parte de la lúgubre ley de seguridad social, que es
limitativa a solo pagar lo acumulado en cuotas fijas mensuales, y una vez terminado lo
ahorrado por el beneficiario, lo que hay es un salto al vacío.
Entendemos que para hablar de respeto a la Constitución, se hace necesario e impostergable
la creación de un régimen único de pensiones, no solo para la aplicación de un Estado
Social, sino para evitar que en un futuro quizás no muy lejano, el pueblo despierte del
sueño profundo en que se encuentra y se repita lo que ocurrió hace poco en la República de
Chile, con respeto a la ley de seguridad social, ley injusta entre todas las leyes equiparada a
la nuestra, en la que se vio amenazada la paz y la armonía social. Estamos a tiempo.

- Publicidad -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − uno =

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Estas usando un bloqueador de anuncios!

Desactiva tu bloqueador de anuncios para poder leer nuestras informaciones. Gracias de antemano!