- Publicidad -
Opiniones

La Antropología de la Violencia

Cabe señalar que la democracia es la antropología de la violencia, en este artículo busco afirmar la pertenecía de la antropología con respecto al fenómeno de la violencia aplicada contra los reclamos del pueblo no es solo un problema de secuelas físicas o psíquicas, sino que, además, provoca consecuencias de carácter social y como, por ejemplo, problemas de seguridad, de pertenencia social; todo lo cual tiene efectos en las relaciones de la víctima que son siempre las clases marginadas desposeídas en su entorno social. Se produce un descalabro en el tejido social, que repercute en la capacidad de lucha de los afectados para reinsertarse en la protesta como ciudadanos con plenos derechos de participar en lo reclamo civil. A contar en el mundo de la vida cotidiana se encuentran desajustado; convertido en un entorno que atemoriza, inseguro. Dos la antropología puede colaborar en deshacer algunos “nudos” conceptuales que inhiben acciones tendientes a impedir o atender transgresiones a los derechos humanos que implican, además, violencia contra las personas. Y tres, puede aportar a una definición operacional de la violencia, esfuerzo que se hace necesario debido a que el concepto sufre de polisemia, ya que el fenómeno tiende a significarse según cada situación geohistórica política en donde emerge, como en el sistema capitalista neoliberal.

La antropología social puede ser estimada como el fenómeno de la violencia, por la amplia información etnológica etnográfica que puede aportar acerca de las diversas formas de generación y expresión de ella. También, porque la violencia al generarse o tener eco en determinada doctrina política económica social, adquiere su expresión a través de los medios de vida que ella afecta y en medio de los cuales la valóricos y normativos de la sociedad que definen la legitimidad o ilegitimidad de su existencia.

La democracia es una incubadora de violencia, que vive empollando estallido de protesta es la antropología del descalabro humano, porque es un sistema político de exterminio de las clases sociales marginada desamparada, víctima de un sistema de explotación. La violencia es el producto del desequilibrio en las relaciones sociales por la desigualdad de clases en las relaciones del tejido social, el fenómeno de la violencia social del hombre tiene su causa como son los hechos de insatisfacción social que lo llevan a los comportamientos violentos de los seres humanos por tener mejor ingreso y poder de subsistir, pues ante esta inseguridad social el hombre se rebela con violencia contra un sistema de cementerio donde Florecen los muertos de una doctrina política de exterminio como es la democracia.

En América Latina, la inequidad y la pobreza, la desigualdad y la marginidad, son caldos de cultivo para la violencia de estos pueblos acorralados por el hambre la miseria y la explotación, ante una élite gobernante indiferente a estos problemas ancestrales que vienen arrastrando como cadenas malditas de oprobio estos pueblos sacrificados, que solamente le queda el camino de la violencia como arma de lucha ante su devenir incierto, que sin lugar a dudas vamos a un estallido de ingobernabilidad, empujado por la antropología de la violencia.

- Publicidad -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Estas usando un bloqueador de anuncios!

Desactiva tu bloqueador de anuncios para poder leer nuestras informaciones. Gracias de antemano!