- Publicidad -
Internacionales

3 Una de las jugadas maestras de Fidel Castro

Por Miguel Espaillat Grullón   New York, NY 23/7/2021

1 – Fidel fue, y aún sigue siendo odiado por unos y amado por otros; pero nadie le disputa (ni sus más enconados enemigos), que fue un hombre con una inteligencia y carisma fuera de serie.  Estratega y táctico extraordinario, con energía de mastodonte, orador consumado, con una cultura universal y capacidad de trabajo proverbial, está consagrado como el político más influyente de siglo XX, y que aún después de muerto, su figura mítica y su pensamiento político, tienen y tendrán peso universal por mucho tiempo.

2 – Este hombre de estatura universal, con sentido intuitivo de la historia, previó desde un principio, que sus años de vida no le iban a ser los suficientes para lograr su obra fundamental de terminar con los imperialismos, especialmente con el norteamericano; entonces, ideó un plan que le daría continuidad a sus ideales y consecución de sus objetivos una vez muriera.  Para ello consintió y estimuló la emigración total de la oligarquía cubana: los grandes hacendados, comerciantes y banqueros. Muere Fidel Castro: 9 frases célebres del líder de la Revolución Cubana -  BBC News Mundo

3 – Con esta emigración, Fidel mató dos pájaros de un tiro: primero, el sacar de Cuba a las clases sociales, que de quedarse serían incordios internos a la revolución, le fue posible gobernar cómodamente, sin molestosos opositores internos que les causara mayores inconvenientes al proceso de cambios que se estaban dando en la isla, puesto que los millones que se quedaron, apoyaban con pasión aquel proyecto revolucionario de largo alcance.

4 – Segundo: el objetivo fundamental de Fidel y su revolución, que era acabar con los imperialismos europeos y el estadounidense, paradójicamente – como caballos de Troya – inconscientemente, lo han estado llevando a cabo los primeros cubanos anticastristas residentes en Miami, y luego sus descendientes en ese exilio, entre ellos: Luis Posada Carriles y Orlando Bosch (dos terroristas confesos, que el 6 de octubre de 1976, explotaron una bomba en un avión cubano, matando a 74 inocentes pasajeros, pero que además, mataron con igual manera a Orlando Letelier, el canciller del gobierno de Salvador Allende, y a general Carlos Prats González, el jefe del ejército en el gobierno de aquel presidente chileno.  Están en esta lista, Jorge Mas Canosa (padre e hijo), Ileana Ros-Lehtinen, Ted Cruz, Marco Rubio, Ronald Ron Santis, los Diaz Balar, Gloria y Emilio Estefan, Francis Suarez, Robert (Bob) Menéndez y miles más como ellos, que han hecho del anticastrismo, una empresa que le produce millones y tener vigencia y empoderamiento social y político.  Pero también, esta inmigración se ha constituido en la maquinaria con que Fidel, después de muerto está cumpliendo con el objetivo castrista de destruir los imperialismos actualmente existentes.    ¿Cómo así?, me preguntarán…, y yo respondo.

5 – Estos emigrantes de la oligarquía cubana, en Miami, con el paso de los años y por las facilidades y privilegios que el imperio les ha concedido, han logrado progresar velozmente, y con ello adquirir un poder social, económico y político inmenso.  Prácticamente, ellos se han adueñado del estado de Florida y de parte de otros, como es el caso de New Jersey.

6 – En aquellos estados, estos cubanos, (hábiles e inteligentes como ellos solos), han logrado ser dueños de bancos, de grandes comercios y empresas, y sus políticos, han llegado a concejales, congresistas y gobernadores, y hasta hay de ellos, que ya están aspirando a presidentes de los Estados Unidos. Y sus artistas con su música, en consonancia con los políticos y sus discursos anticastristas y antisocialistas, difundidos por grandes empresas de comunicación, han logrado penetrar política y culturalmente, para al final, con todo esto, tener una poderosa influencia en la política exterior de los Estados Unidos, principalmente la concerniente hacia Cuba, con lo que además han logrado llevar una vida de lujos, como si fuesen jeques árabes.

 7 – Sobre esta clase de personas, para categorizarlos, podemos parafrasear el concepto que Juan Bosch tiene de ellos, y al hacerlo, el texto final diría algo así: “Los integrantes de la oligarquía cubana, que después de la revolución emigraron a Estados Unidos, carecen de dignidad patriótica, porque les falta ese ingrediente estabilizador y creador que se llama amor; amor a lo suyo, amor a su tierra, a su historia, a su destino, a su pueblo.  En consecuencia, con esa actitud, la escala de valores morales de ellos es aberrante; no tienen lealtad a nada, ni a un amigo, ni a un partido, ni a un principio, ni a una idea ni a un gobierno. El único valor importante para ellos es el dinero, porque con él pueden vivir en el nivel que ellos – muy engreídos – creen les pertenece desde el punto de vista social y cultural; y para ganar dinero desconocen todas las lealtades, en lo que eso de patria le da un comino, puesto que ellos, con tal de vivir del modo que creen merecer, explotan inmisericordemente a sus congéneres, se toman el país para ellos solos, no pagan impuestos, y de da lo mismo ser súbditos de algún imperio, que vasallos de un rey.

8 – Los evangelios establecen que gente como esta no entrará al reino de los cielos.  Los injustos y estafadores, ni los amantes del dinero, ni los de ojos altivos, ni los de lengua mentirosa, ni las manos derramadoras de sangre inocente, ni el corazón que maquina pensamientos inicuos, ni los pies que corren presurosos para hacer el mal, ni el testigo falso que habla mentiras, ni el que siembra discordia y cizaña entre hermanos, ni los traidores a su patria, heredarán el reino de los cielos. Solo los de limpios y puros corazón, verán a Dios, dice su Palabra.

9 – Ahora bien: a la luz de estos cañones bíblicos, ¿son estas personas justas?; ¿cumplen ellos con el mandamiento de amaos los unos a los otros?; ¿no aman las riquezas de este mundo?; ¿no son inicuos?; ¿no son mentirosos?; ¿no derraman sangre inocente?; ¿son mansos y humildes de corazón, como mandan los evangelios?; ¿no siembran la discordia y la cizaña entre sus hermanos?; ¿son limpios y puros de corazón?; ¿las acciones de sus vidas están apegadas a los diez mandamientos?; ¿son bondadosos y misericordiosos?; ¿serán ciertos sus mensajes sobre los derechos humanos?; ¿Cómo José Martí, echan ellos su suerte con los pobres de la tierra?; ¿son ellos personas espirituales o materialistas?; ¿son ellos personas morales y de recto proceder, o inmorales?; ¿son ellos personas de bien o malvados, o son cínicos, demagogos e hipócritas y mentirosos?; ¿son ellos hombres de Dios?; ¿será cierto que ellos son cristianos como dicen ser?; ¿ son estos hombres temerosos de Dios y su justicia?  ¿o son los falsos profetas de la generación de víboras de las que predica Jesucristo, reinarán en los últimos tiempos?  ¿políticamente, tienen ellos la integridad de un Jimmy Carter, Bernie Sander o de una Alexandria Ocasio-Cortez, o la dignidad de George Washington, Jefferson, Abraham Lincoln, Adams, Paín, o de Martí?  Si por sus hechos los conoceréis, entonces; ¿dígame usted, son estos, hombres de Dios que están en el camino correcto para heredar el reino de los cielos?; ¿son ellos, personas de la luz o de la oscuridad, o llenas de amor o de odios y resentimientos?; ¿son egoístas o altruistas?  Finalmente, ¿serán estos hombres los correctos para conducir a los Estados Unidos de América y a la humanidad, por senderos de paz, progreso, libertad y democracia a que aspiramos los más? ¿son ellos los llamados para acabar con el vertimiento de tantas lágrimas en este mundo, y para terminar con tantos dolores e injusticias que padece la humanidad?

10 – Ahora bien, las actuaciones de esta gente frente a su madre patria (Cuba) y frente al mundo, nos dicen que andan por caminos de muerte, destrucción y condena. Apoyar acciones malévolas contra su país de origen y contra países hermanos (como Venezuela y Nicaragua) con guerras desbastadoras, invasiones, bloqueos, terrorismo, golpes de estado, guerra cibernéticas y mil diabluras más, para dañar hasta lo indecible a sus hermanos cubanos y de otras naciones, no es cosa de los hombres de Dios.  Hay que ser bárbaros, y sin amor en su corazón para apoyar un bloqueo económico, comercial y financiero que no es más que un genocidio contra sus hermanos cubanos y venezolanos, porque ello se traduce en hambre y desnutrición y en falta de medicamentos y en deficiencia de los servicios básicos de agua y electricidad, que al final de cuenta producen muchos sufrimientos, dolores y muertes por millones de seres humanos.  Quien apoya semejante aberración, y se refocila con sus resultados, no tiene amor en su corazón, ni es hombre de Dios.

11 – ¡Cuánta maldad y dureza de corazón hay, en quienes por 60 largos años han apoyado un bloqueo genocida que va contra los de su propia sangre, sin sentir compasión ni piedad por aquellos niños, mujeres y ancianos que han sufrido y sufren en sus carnes y mentes, los horribles sufrimientos y muertes que se derivan por consecuencia del hambre y enfermedades y de toda clase de carestía que provoca aquella barbarie!

12 – ¡Cuánta hipocresía la de aquellos, que abogan por los derechos humanos, libertad y democracia para Cuba, Venezuela y Nicaragua y sanciones para los militares cubanos, que según ellos, reprimen brutalmente al pueblo que se manifiesta en las calles pidiendo libertad, mientras son indiferentes, antes los miles de asesinatos de ciudadanos y líderes sociales, violaciones a los derechos humanos y masacres cometidos por los gobiernos y militares de Colombia, Chile y Arabia Saudita, contra los ciudadanos que se  manifiestan pacíficamente  en las calles pidiendo simples reivindicaciones sociales! ¡Callaron, cuando los carabineros chilenos destruyeron con balas de goma, los ojos de más de 500 manifestantes!, ¡y se han hecho los chivos locos, ante los miles de asesinatos y represión desatada contra los colombianos por el gobierno y el ejército de aquel país, en las últimas protestas del pueblo colombiano!  Pero también, callaron los vandalismos y asesinatos de la oposición venezolana. Callaron cuando estos cometieron el horrendo crimen de quemar vivos a 32 humildes venezolanos, por el solo hecho de ser pobres y chavistas.

13 – En fin, todas estas embestidas contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, es porque le temen a los grandes logros sociales, económicos y políticos que alcanzarían estos países sin bloqueo, lo que sería un ejemplo a seguir por otras naciones, lo cual vendría a ser una competencia peligrosa para la existencia del capitalismo neoliberal, puesto que otros estados, también quieran ser socialista, y eso no se puede permitir. He aquí la razón más poderosa del bloqueo contras los países que buscan otra alternativa al sistema capitalista, que cada vez hunde más a los pueblos del llamado Tercer Mundo en la pobreza y desigualdades sociales extremas. Otro motivo de peso para auspiciar estos bloqueos, es el poder y dinero que obtienen sus promotores con el que mantienen sus fantásticas vidas en las alturas del poder, y de confort y lujos.

14 – En el fragor de estas luchas hegemónicas, esta gente, con la implementación a sangre y fuego de estos genocidios en contra de sus hermanos cubanos y demás latinoamericanos, y enfrentado cualquier persona o país que esté en contradicción con sus maneras de pensar, en su ignorancia de Dios, por la falta de amor en sus corazones, y por la soberbia de las que son posesos, y porque entregados a la concupiscencia, se las pasan gozando de los fatuos placeres de la vida a costa del sufrimiento de sus congéneres, pierden de vista el rol existencial que como hijos de Dios les corresponde en esta tierra, entonces, deformados, yerran los objetivos del por qué de la existencia terrenal del hombre. Con ese tipo de vida, y como es con dinero y poder que la sostienen, entonces, en pos de los mismos incurren en apoyar estos injustos y genocidas bloqueos, sin importarles el daño que infligen a sus congéneres, porque no reparan en las infernales consecuencias, que para sus almas tendrán sus malvados actos ante el tribunal cósmico que lo juzgará, y porque ensoberbecidos no se dan cuenta, que están contribuyendo de manera efectiva, con el objetivo supremo del difunto Fidel Castro: “destruir los imperialismos, especialmente el norteamericano, usándolos a ellos.

15 – Ellos en su necedad y oscuridad espiritual, y con la tanta arrogancia que los obnubila, no se están dando cuenta, que su imposición a sangre y fuego del capitalismo neoliberal, le está trayendo pobreza extrema y sufrimiento al mundo, y produciendo las mayores desigualdades sociales, las cuales, las estadísticas señalan claramente, con la cifra que arroja, que el 1% de la humanidad es dueño del más del 60% de las riquezas totales del planeta.  En este contexto, es una aberración, que 10 personas en conjunto sean dueños de una fortuna superior a la que poseen más de 3,500 millones de habitantes, de cuyo sector poblacional, a diario mueren hasta 30 mil niños por hambre y enfermedades curables con pocos dólares, mientras estos ricos, tienen en bodegas y bancos millones de dólares y oro, de los que cuando se mueran, no se van a llevar ni un tantito.

16 – Estas Personas y los demás inconscientes, irresponsables y sórdidos como ellos, son los verdaderos enemigos de la nación norteamericana y de la humanidad, puesto que, con su ceguera política y espiritual, con su egoísmo infinito, soberbia y codicia exacerbadas, están llevando a este país de nuestros amores (los Estados Unidos), a que el mundo los odie y a una conflagración mundial apocalíptica, y si no, a conducir a este país a la decadencia total e irreversible, con que irónicamente, ellos están llevando a cabo el objetivo fundamental de Fidel Castro Ruz (destruir el imperialismo), usándolos a ellos como caballos de Troya.

17 – En resumen, los cubanos atrincherados en Miami, con su anticastrismo y antisocialismo irracional y visceral, e impulsados por las ansias desmedidas de poder y dinero que envilecen sus almas, y con acciones inhumanas y torpes como el bloqueo económico, comercial y financiero que ellos con tanta pasión y encono auspician contra sus hermanos étnicos, han caído en la trampa maestra que Fidel Castro les tendiera en vida, con el objetivo supremo de destruir al imperio, valiéndose de ellos, aun después de muerto. Desgraciadamente, ellos, obnubilados por la concupiscencia en que desarrollan sus vidas, no se dan cuenta de ello. ¡Quiera Dios, que como a Pablo de Tarso, de repente ellos sean iluminados por el Todopoderoso, para que cambien sus vidas y sus corazones, y que por consecuencia, se abstengan de cometer actos malvados contra sus hermanos cubanos y toda la humanidad, antes que sea demasiado tarde para ellos, para los Estados Unidos de América, y para el mundo!

18 – Muchos amigos que leen mis artículos – atemorizados, me dicen – “no enfrentes estas gentes como lo haces, porque son entes sin escrúpulos, capaces de cometer cualquier crimen contra tu persona para callarte.  Estoy plenamente consciente de ello, porque sé que estoy tratando con individuos que le han vendido su alma al diablo, que están corrompido por el amor que ellos le tienen al poder y al dinero.  Pero no me importa, mis escritos me los dictan de lo alto, y no puedo negarme a publicarlos porque no puedo dejar de cumplir una tarea que como misión el mismo Dios me ha asignado, que dicho sea de paso, me protege, pero por si acaso, si por cumplir con esta labor, me llega la muerte, ¡bienvenida sea, aleluya, gloria al Señor!  Para mí sería un honor el martirio de morir en su nombre y por causa de su justicia.

Toda lucha en la tierra por asuntos materiales, es vanidad de vanidad. Solo los que buscan a Dios y su justicia, gozarán de la resurrección y gloria eterna.

El que tenga oídos…que oiga.

- Publicidad -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =

Botón volver arriba

Estas usando un bloqueador de anuncios!

Desactiva tu bloqueador de anuncios para poder leer nuestras informaciones. Gracias de antemano!