17
Mon, Dec

AIRD ejecutará proyecto por US$2.4 millones

Economicas
Typography

El Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-FOMIN) y la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) firmaron un convenio por más de RD$115 millones (US$2.4 millones) para impulsar la economía circular en los sectores del plástico y la construcción.

El convenio fue firmado por Miguel Coronado, representante del BID para República Dominicana, y por Campos De Moya, presidente de la AIRD.

Campos De Moya al presentar el Programa de Innovación y Remanufactura en los sectores del Plástico y la Construcción indicó que se trata de implementar una dinámica que permita que los desechos de ambos segmentos productivos puedan ser aprovechados como materias primas por los mismos segmentos o por otras industrias de otros sectores.

Se han priorizado los sectores de plástico y construcción, debidos al alto impacto que tienen en la economía dominicana, y por existir experiencias en otros países que sirven de base.

El BID-FOMIN aportará, como apoyo financiero, un total de US$1,179,650, mientras que la AIRD y las empresas participantes aportarán US$1,206,850.

Más de 500 empresas beneficiarias

Campos De Moya explicó que, de manera directa, el proyecto beneficiará a las pequeñas y medianas empresas del sector plástico y construcción ajustando sus modelos de producción para aprovechar la reutilización de los residuos generados en sus procesos de transformación. “En este sentido, estarán involucradas un total de 80 empresas pertenecientes a los subsectores de plásticos flexibles, rígidos y plásticos de construcción; con 20 empresas fabricantes de agregados, terminaciones y acabados, entre otros. Dichas empresas aportarán al menos el 55% del costo de las actividades de las cuales serán beneficiadas”.

Sin embargo, de manera indirecta se beneficiarían alrededor de 450 empresas quienes utilizarán una plataforma de intercambio de materiales para la adquisición de residuos que se puedan reincorporar en sus procesos de producción.

También se espera la incorporación de unas 10 asociaciones de separadores de residuos quienes podrán vender el material que hayan recolectado en los vertederos. Igualmente se estima que unas 1,700 personas principalmente técnicos y especialistas se beneficiarán de los conocimientos que se generen en el marco del proyecto.

Además, al menos ocho instituciones del sector público y privado aprovecharán la generación de conocimiento, algunas de las cuales podrán mejorar normas y reglamentos en la disposición de residuos, así como llevar a escala los modelos desarrollados. Entre ellas se encuentran el Ministerio de Medio Ambiente, el Consejo Nacional para el Cambio Climático, y la Red Nacional de Apoyo Empresarial a la Protección Ambiental, entre otras.

“El objetivo final es profundizar y consolidar cambios en las empresas locales de manera que su modelo productivo sea sostenible y con bajo impacto al medio ambiente. El objetivo específico de la iniciativa busca reducir y aprovechar al máximo la cantidad de residuos generados por las empresas dominicanas en una lógica de economía circular”, aseguró De Moya.

De la economía lineal a la economía circular

En su explicación, el presidente de la AIRD indicó que “se trata de un cambio que fortalece la propuesta de una nueva industrialización. Se trata de establecer principios y metodologías que nos lleven desde una economía lineal a una economía circular, reduciendo el costo de producción, generando un mayor valor agregado y más empleos formales”.

Al participar, las empresas se harán más amigables al medio ambiente, disminuirán costos de producción, generarán nuevos ingresos provenientes de los desechos generados en las etapas de transformación y post-consumo.

El Programa promoverá el establecimiento de una bolsa para intercambio de residuos que puedan ser ofertados como materia prima a otras empresas.

“Estamos empujando la innovación. El proyecto es el primero en nuestro país desde una óptica de ecosistema que pone en el centro a las cadenas de valor empresariales”, concluyó De Moya.