Héctor Acosta impone la dominicanidad en el Carnegie Hall de Manhattan

Vida Social
Typography

NUVEA YORK.- El popular cantante dominicano Héctor Acosta impuso su calidad musical en el concierto realizado “a casa llena” este domingo 8 de octubre en el Carnegie Hall de Manhattan ante un público heterogéneo que disfrutó cada canción interpretada por el artista quien fuera acompañado de una orquesta de doce reconocidos músicos y dos coristas y cuatro bailarines.

Con la majestuosidad del escenario del Carnegie Hall, Héctor Acosta apareció a las ocho de la noche iniciando con un popurrí de merengues que hicieron vibrar al inmenso público presente en la popular sala de concierto neoyorquina.

Un público compuesto en su mayoría por dominicano, puertorriqueños, mexicanos, americanos y otras diversas nacionalidades, tarareaba y aplaudía cada una de sus interpretaciones musicales, siendo notaria la presencia de una gran cantidad de personas de la tercera edad que mostraban su satisfacción de presencia al cantante dominicano.

EL TORITO EN CONCIERTO EN EL CORNIIE HIIL 052No tan solo el merengue fue plantado con honor en el importante escenario, también la bachata en su máxima presentación de calidad en letras, música e interpretación, fue expuesta al público como símbolo inequívoco de la nacionalidad dominicana, de igual manera ofreció al publico sus conocidos popurrí de boleros haciendo alucinar a mujeres y hombres.

Uno de los momentos más emotivo del concierto de Héctor Acosta en el Carnegie Hall de Manhattan, fue cuando acompañado de las banderas americana, dominicana, puertorriqueña y mexicana, interpretó la balada “Paz en la tormenta”, haciéndole un llamado a los presentes a reflexionar sobre los acontecimientos atmosféricos que vienen ocurriendo y la necesidad de acercarse cada día más a Dios. Ofreció las gracias a Dios, a la gente del pueblo dominicano y a todos los latinos en general, a sus músicos, su equipo de trabajo, pero muy especialmente a su familia ya que sin ella el no hubiese estado allí y el público no hubiese pudiera disfrutar de sus canciones.

Pasada las diez y media de la noche finalizó el concierto a golpes de tambora que marcaba cadenciosos merengues que hizo en varias ocasiones que muchos de los presentes rompieran el protocolo del lugar para bailar los temas del “Torito”

Por Luis Aníbal Medrano S.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS