22
Fri, Feb

NO RESULTA PREMATURO

Opinion
Typography

Termina la legislatura y sigue sin aprobarse la ley de partidos, pendiente todavía de consensuar algunos aspectos, promesa tras promesa de que ahora la cosa va en serio.

A la Ley Electoral, que según la opinión de avezados analistas, debiera conocerse antes que aquella, aún no se le hincado el diente.

Ambas legislaciones en las cuales se cifra la posibilidad de modernizar nuestro obsoleto sistema de hacer política,  han estado durmiendo un pesado y prolongado sueño de muchos años en las Cámaras Legislativas.

En discusión la celebración de las primarias de los partidos, que se considera un paso indispensable para garantizar su democracia interna.  Necesario actualizar los respectivos padrones, donde unos ya no tienen razón de aparecer y otros deben ser incluidos.  Punto de controversia: si las mismas se celebran o no de forma simultánea.

Y otro aspecto controvertido, donde chocan criterios muy dispares: el mantenimiento o la supresión del voto preferencial.

En estos dos últimos temas, el presidente de la Junta Central Electoral, ha expuesto de manera categórica la posición del organismo calificando de inconstitucional las primarias simultáneas, opinión que cuenta con gran aval de otros criterios coincidentes, y advirtiendo que la celebración de las próximas elecciones con el voto preferencial sería de tal complejidad que resulta de todo punto inviable.

Siendo la Junta la encargada de montar el evento comicial y conociendo mejor que nadie su real capacidad logística para garantizar un proceso eficiente y confiable,  entendemos que al menos, en este último punto, su parecer debiera ser concluyente y definitorio.   No hacerlo así, sería poner en serios aprietos a la Junta y en riesgo el manejo adecuado y los resultados del torneo.

Es posible que muchos entiendan que es prematuro abocarse a discutir estos temas cuando estamos a tanta distancia de las elecciones del 2020 y que al hacerlo, estamos sacrificando el tiempo y esfuerzo requeridos por otros problemas que estiman de mayor urgencia.  No lo creemos.  Pensamos, por el contrario, que sería un craso error dejarlos de lado y aplazarlos para más adelante. 

Nuestro sistema electoral y ejercicio político requiere de muchos cambios y actualizaciones; son de tal importancia que no admiten dilaciones.   Por el contrario, a tiempo y con tiempo,  es necesario afinar todos sus detalles  con el mayor cuidado y el máximo consenso posible, lo cual en modo alguno significa hacer concesiones que vayan en detrimento de su legalidad y transparencia.

Para nadie es un secreto, salvo quizás para los menos visionarios dentro de la propia clase política, que nuestra partidocracia ha ido perdiendo credibilidad a través de un proceso de progresivo deterioro que en vez de detenerse, se ha ido acentuando cada vez más.  Inmersa en luchas intestinas motivadas por intereses personales, con dirigencias enquistadas luchando por mantener sus cuotas de poder y resistidas a la creación de liderazgos de relevo, los partidos han ido desgastándose y perdiendo la perspectiva de los temas que debieran asumir.

La Marcha Verde no ha hecho más que ocupar ese espacio huérfano de la atención partidaria, en un tema de tanta relevancia como es la endémica, creciente y rampante corrupción en el desempeño de las funciones públicas.   Lo seguirá haciendo en la medida en que esa situación persista.

Dependerá de que los partidos políticos asuman su rol.

Si queremos reales cambios en nuestro obsoleto y deficiente quehacer político, tenemos que  trabajar por sustituirlo, dedicándole atención, esfuerzo y tiempo.   Y cuanto antes, mejor.  Es tema de suma importancia no solo para la clase política, sino para todos en general a fin que podamos disponer de una democracia real, funcional y creíble.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.