22
Fri, Feb

“Los Mensajeros de la Muerte”

Opinion
Typography

Los imperialista Yanqui son los mensajeros de la muerte siembran de montañas de cadáveres a naciones libres, sometidas a sus sistemas de exterminio absoluto de orden criminal compuesta por los lobos donde impera una claque que solo acepta su propia soberanía y la que siembra la felonía de su cuchilla, no respetan la dignidad y la auto-determinación de los pueblos viven agrediendo a gobiernos legítimos directamente amenazándolo con intervenciones militar y ocupar sus territorios para someterlo a sus más negros designios de dominio de colonias, la que ha venido padeciendo nuestra América Latina.

En cuanto a muertes, las torturas y encarcelamientos abusivos en contra de estos pueblos producto de la democracia fascista imperialista en las manos de gobiernos aliados, títeres regionales como de otras latitudes hemisféricas. Los chacales de Washington tienen en marcha un “Plan macabro” para desestabilizar a gobiernos legítimos como el de Nicolás Maduro por la vía golpista usando recursos de subversión e injerencia violenta en contra de gobernantes legítimos. Naturalmente estamos frente a un sistema político imperialista de puro orden fascista nazis de exterminio, pues estos fascistas no quieren los gobiernos progresistas nacionalistas porque su sistema político neoliberal padece de perturbaciones patológicas porque su patrón de conductas políticas es de loco. El presidente del imperio de los mensajeros de la muerte Donald Trump está acorralado por su incapacidad política rampante acude a la violencia injerencista de Estado contra naciones soberanas para mantener en jaque el orden Constitucional de los pueblos libres del mundo.

Las bayonetas asesinas de los chacales imperialista Yanqui, exterminadoras de la soberanía de los pueblos ahora andan detrás de la cabeza del presidente Nicolás Maduro, de Daniel Ortega y la de Evo Morales para hacerle a estos lo mismo que a Saddam Hussein en Irak que lo ahorcaron y los que no ahorcaron fueron asesinados a mansalva como: Muammar Gaddafi, Martin Luther King, Patricio Lumumba, John F. Kennedy, Pedro Albizu Campos, Salvador Allende, Omar Torrijo, Castillo Armas, Hudson Austin, Hugo Chávez, se supone con un veneno letal, igual que a García Godoy, Ernesto Che Guevara fusilado, Francisco fusilado, Alberto Caamaño Deño fusilado, Manolo Tavárez Justo fusilado, Abran Lincoln, Robert F. Kennedy, Osama Bin Ladder, Manuel Antonio Noriega muerto en prisión, etc. Y a otros los han sacado del poder y los tienen purgando condena en prisión como a Luiz Inásio Lula Da Silva, y los que no están presos le tienen expediente como a Cristina Kirchner, Rafael Correa, Manuel Zelaya, Alejandro Toledo y a Dilma Rousseff.

En cambio el grupo de Lima son naciones que le sirven a los intereses de la política hegemónica de los halcones asesinos de Washington. Como el crimen que están cometiendo contra el pueblo Bolivariano de Venezuela, con ese bloqueo terrorista “económico, financiero y comercial” a la que tienen sometida los chacales de la muerte, la economía de la hermana nación Bolivariana, los mensajeros de la muerte de Washington. Tenemos que tener muy presente, que el objetivo de esa sonada estratégica contra Venezuela es para apropiarse de sus inmensos y valiosos recursos naturales, y como se han plegado no solo el grupo de los títeres sumiso de Lima sino también a la Unión Europea (UE), esa misma postura asumió UE como componente del imperialismo occidental en las guerras de Washington contra Irak, Afganistán, Palestina, Kosovo, Siria, etc., y como también las intervenciones cometidas en contra de estas naciones por el imperialismo Yanqui, como: Haití, Cuba, Granada, República Dominicana, Panamá, África, Vietnam, Hiroshima, Nagasaki, Corea, etc. Estos embajadores de la muerte imperialista Yanqui, ahora van ahogar en sangre la República Bolivariana de Venezuela como están impuestos a hacerlo donde quiera que pisan sus botas, estos insaciables mensajeros de la muerte, asesinos de soberanía de los pueblos libres del mundo, por los mensajeros de la muerte.