20
Tue, Nov

LA VOZ QUE FALTABA

Opinion
Typography

Sin dudas la voz que faltaba y cuya ausencia se extrañaba en el intenso y casi diario debate a que está sometido el Sistema de la Seguridad Social, era la de su mentor el ex senador Iván Rondón,   quien impulsó su creación.

Ahora lo acaba de hacer.   Y la ha dejado sentir con fuerte acento acusatorio afirmando que el sistema fue violado desde sus mismos comienzos para satisfacer los intereses de los sectores médicos y empresariales, refiriéndose específicamente a las ARS y las AFP y reprochando a las autoridades haber permitido que se sindicalizaran para defender sus intereses.

Ya de antes, conversando en TELEDEBATE con Arismendi Díaz Santana, quien encabezó el equipo técnico que elaboró el sistema, este advirtió que en sus comienzos el esquema propuesto era que tanto las ARS como las AFP entraran en competencia de mercado para captar la mayor cantidad de afiliados, a base de propuestas diferentes y oferta de servicios cada vez mas atractivos para los mismos. Fue un error de apreciación. En la práctica no ha resultado así.

Rondón recuerda que la ley establece la Atención Primaria en Salud a la que califica de puerta de entrada al sistema, lo que a once años de la entrada retrasada del área de salud, aun no se ha implementado. Esto que además de representar un ahorro significativo para los afiliados, obligados al llamado copago cuando acuden a los especialistas debido a los ridículos honorarios que estos perciben por parte de las ARS, es fundamental para reducir los gastos del sistema de salud, garantizar su sostenibilidad y ampliar y mejorar los servicios que reciben los asegurados.

Rondón se explaya también en las críticas a los médicos, a los cuales atribuye haber cuestionado todo lo relacionado a la seguridad social y sido los últimos en firmar el proyecto de ley.

Mientras tanto continúa, sin definirse, el serio enfrentamiento entre la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL) por su propuesta de entrada en vigencia de los Centros de Atención Primaria por el área del llamado régimen contributivo, es decir los afiliados que cotizan al sistema, y el Colegio Médico en alianza con la Asociación Nacional de Clínicas Privadas en el otro extremo que lo califican de un plan para enriquecer a las ARS en su perjuicio, y planteando que de inicio sea solo para los afiliados del régimen subsidiados, es decir los que no cotizan.

Por su parte, el Departamento de Información y Defensoría de los Afiliados (DIDA) aboga porque los Centros de Atención Primaria entren en vigencia sin distingos ni exclusiones, tanto para el régimen subsidiado como contributivo.

Por otro lado, en tanto el calendario corre, se acorta el tiempo para someter a profunda revisión y modificaciones el sistema, que insostenible bajo las presentes condiciones pudiera llegar a punto de colapso antes de arribar a los treinta años que marcará el inicio de las primeras pensiones por retiro, cuyo monto ahora mismo se ha advertido que apenas oscilará entre el 23 y el 28 por ciento del salario, lo que significaría condenar a la gran mayoría de los pensionados a subsistir en el marco del mal penoso estado de pobreza crítica.