20
Tue, Nov

LA RELACION CON LOS EEUU EN CIFRAS

Opinion
Typography

Mientras el presidente Danilo Medina hace las maletas para su visita a China Continental acompañado de varios funcionarios y más de una docena de periodistas que cubrirán las distintas fases del evento destinado a estrechar las recién establecidas relaciones diplomáticas con el coloso asiático, en Santo Domingo el Canciller Miguel Vargas Maldonado se reunió con la embajadora estadounidense Robin Berstein.

El propósito del encuentro fue firmar un Memorándum de Entendimiento otorgando permiso para que familiares y dependientes de empleados oficiales que sirven en las áreas diplomática y consular puedan ejercer un trabajo remunerado, tanto allá en el caso de los dominicanos, como aquí en el de los estadounidenses. 

Como era de esperar el hecho de que ambos acontecimientos resultaran  casi coincidentes en el tiempo, genera al menos en los más suspicaces la sospecha de si se trató de un hecho casual o una acción premeditada destinada a suavizar un tanto la evidente irritación que no ocultó el gobierno estadounidense por el acercamiento a China Continental en momentos en que se encuentra entablada una fuerte lucha arancelaria y comercial entre ambas potencias.

Al margen de toda especulación en este sentido, no deja de llamar la atención que el Canciller Vargas Maldonado, quien se supone formará parte de la comitiva oficial que acompaña al Presidente Medina, aprovechó el acto para poner énfasis en los múltiples vínculos que enlazan a nuestro país con los Estados Unidos.    Veamos.

Las inversiones  norteamericanas en República Dominicana entre el 2010 y el  2017 sobrepasaron los tres mil millones de dólares.

El DR-CAFTA consolidó a los Estados Unidos como el principal socio comercial de República Dominicana, con un intercambio que ronda los trece mil millones de dólares anuales.  Aunque con una reiterada y voluminosa balanza negativa en contra nuestra,  Vargas Maldonado resaltó que en el primer semestre del presente  año las exportaciones dominicanas se incrementaron en un 11 por ciento con respecto al pasado año.

En los Estados Unidos residen alrededor de un millón y 800 mil  dominicanos, principalmente en Nueva York y Boston, y más recientemente en Miami.   Mientras,  República Dominicana acoge a unos ciento cincuenta mil norteamericanos.

Anualmente las remesas familiares provenientes de la diáspora asentada en territorio estadounidense alcanzan y sobrepasan los cuatro mil millones de dólares, suma equivalente al 80 por ciento del total que recibe el país de los nacionales asentados en el extranjero.

Alrededor del 50 por ciento de los trece millones de extranjeros que arribaron a los aeropuertos del país en el 2017, provino de los Estados Unidos, incluyendo dos millones de turistas.

Precisamente se atribuye a los chinos la frase que expresa “una imagen dice mas que mil palabras”.  En este caso, la contundencia de las cifras mencionadas hacen sobrado cualquier argumento para destacar las muchas razones que avalan la importancia de las estrechas relaciones de amistad, negocios e intereses comunes que nos vinculan  a los Estados Unidos, que el Canciller puso de manifiesto, y que por su parte rubricó la embajadora Berstein, expresando la firme disposición de su gobierno en  continuar trabajando con el nuestro para agregar “valor y profundidad a nuestra relación bilateral”.

De esperar sea así.