20
Tue, Nov

LA LECHE EN POLVO A GRANEL

Opinion
Typography

Si a un hecho recurrente y persistente al que no se le encuentra la menor justificación  es a la venta de leche en polvo a granel, ante la indiferencia de las autoridades quienes han mostrado escaso interés en ponerle freno.

Que recordemos, ya desde el pasado año, quizás hasta antes, se habían estado levantando voces de alerta sobre los perjuicios que comporta su uso para la salud de los consumidores.

El posible daño se produce por partida doble.  En primer lugar porque  hay sólidas evidencias de que la misma carece en realidad de los nutrientes que corresponden a la leche y que la convierten en un alimento esencial, sobre todo para  los niños, embarazadas y personas  de avanzada edad. 

Y en segundo término por las condiciones anti-higiénicas en que la misma es comercializada en la mayoría de los sitios que la expenden. Al  ser a cielo abierto prácticamente y sin ninguna medida de protección está expuesta a resultar contaminada al entrar en contacto con roedores, cucarachas y otras especies transmisoras de enfermedades de alto riesgo para la salud de los consumidores.

Durante el pasado año, la presencia de PRO-CONSUMIDOR se dejó sentir por momentos por el cierre de algunos negocios por estar comercializando leche a granel.  Luce sin embargo que fue apenas una gota de agua o una acción episódica. En la práctica ha continuado quitada de bulla pese a que continúan las denuncias y  reclamos para prohibir y descontinuar su comercialización. 

Ahora es la voz del presidente de la Asociación de Industrias, licenciado Campos de Moya, la que se deja escuchar para reclamar una vez mas la erradicación definitiva del problema que constituye la venta de la leche en polvo a granel.  Con este motivo y a ese fin, el dirigente del sector industrial demanda la intervención urgente y efectiva del Ministerio de Salud Pública tanto como de PRO-CONSUMIDOR.

Cabe esperar que su reclamo no caiga en oídos sordos.  La responsabilidad de poner fin a esta práctica reñida con la mas elemental ética comercial de ofrecer al público productos que puedan ser dañinos a su salud, es tarea compartida que deben asumir ambos, de cuyo cumplimiento no pueden evadirse ni dilatarse por mas poderosos o influyentes que resulten los intereses que están impulsando y beneficiándose de la comercialización de la leche en polvo a granel.

Con la salud no se juega.  Y en este caso es la salud de los consumidores la que está en juego y en alto riesgo.