13
Thu, Dec

LA CRISIS DE LOS MISILES, CUBA OCTUBRE 1962

Opinion
Typography

A principio del mes de octubre del año 1962, aviones espías norteamericanos U-2 detectaron la construcción de rampas para lanzar misiles en Cuba, así como tropas soviéticas, esta iniciativa era parte del enfrentamiento directo entre la Unión de Republica Socialistas Soviéticas (URSS) y Estados Unidos.
Eran las primeras imágenes para que Estados Unidos se convenciera de lo que hacía la URSS, a 90 millas de su territorio, lo que generó una situación tan tensa, que para los entendidos puedo terminar en una guerra nuclear entre ambas potencias.
John F. Kennedy, presidente de Estados Unidos no estaba dispuesto a tolerar esa amenaza y a partir de ese reconocimiento, hubo una serie de acuerdos y negociones que al final de ese mes terminaron con un acuerdo entre las partes.
En mayo de ese año 1962, el líder soviético Nikita Khushchev comunicó a Fidel Castro sus ideas de desplegar misiles nucleares en la isla para evitar otro posible ataque norteamericano, aunque en su propio territorio, los rusos tenía unos 20 misiles nucleares con capacidad para atacar a Estados Unidos.
En agosto Castro y Khushchev siguieron conversando y para septiembre llegó el primer cargamento de misiles a Cuba, el 11 de septiembre el líder soviético advierte que si Estados Unidos invade a Cuba o ataca barcos con suministros a la isla lo considerarían una declaración de guerra.
El 16 de septiembre llega el segundo cargamento de misiles a Cuba, modelo R-12 con alcance de mil 200 millas y con carga nuclear de un megatón cada uno, un armamento con capacidad equivalente a cien bombas de las que Estados Unidos lanzó en Hiroshima y Nagasaki los días 6 y 9 de agosto de 1945.
Fueron 13 días que la diplomacia de Estados Unidos y la Unión Soviética desplegaron todas sus maniobras para evitar la confrontación directa, provocando que Kennedy se reuniera con el ministro de Relaciones Exteriores soviético Andrei Gromyco, tratando de salvar la situación.
Cuando el 19 de octubre los aviones norteamericanos confirman que hay por lo menos cuatro lugares para emplazar los misiles soviéticos en Cuba, Kennedy toma de decisión bloquear las aguas internacionales y el espacio aéreo de la isla.
El 25 de octubre, se produjo un enfrentamiento en el Consejo de Seguridad de la ONU entre los embajadores soviéticos y de Estados Unidos y Kennedy da la orden de que se carguen los aviones con armas nucleares y sobrevuelan puntos de donde pueden atacar a la Unión Soviética.
En medio de las negociaciones un avión norteamericano fue derribado por un misíl disparado desde Cuba, cumpliendo una orden de un militar soviético, donde murió el piloto, con lo que los diálogos tuvieron al romperse.
El 27de octubre Radio Moscú transmite un mensaje de Khushchev, en el que propone la retirada de los misiles de Cuba, a cambio de que Estados Unidos retire los suyos de Italia y Turquía.
Esa misma noche emisarios de ambas potencias se reúnen para explorar las partes de cada quien y es Robert Kennedy quien escribe una carta avalada por el presidente en la que se exigía la retirada de los misiles de Cuba o de lo contrario atacarían para ellos mismo retirarlos.
Es a la media noche que se llega a un acuerdo entre Washington y Moscú, Kennedy y Khushchev, donde interviene la ONU y otros líderes mundiales reconociendo el acuerdo que salva la situación.
Aunque el bloqueo de la isla se prolongó hasta noviembre de ese año, se pudo comprobar que los soviéticos desmantelaron los misiles y retiraron los aviones de bombardeo que tenían en la isla.
Durante ese tiempo, el mundo estuvo en una situación tensa, donde las armas nucleares estuvieron listas para iniciar una guerra, comandada por la Unión Soviética y Estados Unidos, que de efectuarse iba a ser de innumerables consecuencias, pero que al final el raciocinio de los lideres se puso de manifiesto.
En lo adelante, aunque Estados Unidos no simpatizó con el régimen cubano, hubo un respeto, pues a pesar de las amenazas a Cuba, nunca intentó derribar al régimen encabezado por Fidel Castro por la fuerza, aunque si mantuvo un bloqueo al que los cubanos se acostumbraron.